Complicaciones en los pies

Complicaciones en los pies

Las personas con diabetes pueden desarrollar muchos problemas con los pies. Incluso problemas comunes se pueden agravar y llevar a complicaciones serias. La mayoría de la veces, los problemas de los pies suceden cuando un nervio se lastima, también llamado neuropatía, lo que conlleva a dejar de sentir el pie (perder sensibilidad). La mala circulación o el cambio de la forma de los pies o dedos también pueden causar problemas.

Neuropatía

Aunque puede ser doloroso, el daño de los nervios de los pies también hace que pierda la habilidad de sentir dolor, calor o frío. Si pierdes sensibilidad, esto significa que no te puedes dar cuenta si te has lastimado el pie. Puedes tener una ampolla y no sentirla. Puede ser que notes que te lastimaste el pie hasta que la piel sangre y se infecte.

El daño a los nervios también puede llevar a cambios en la forma de los pies y dedos. A esto se le llama pie diabético. Existen zapatos especiales para personas que viven con diabetes para así aliviar el dolor en vez de usar zapatos incómodos que puedan traer problemas a corto o largo plazo.

Cambios en la piel

La diabetes puede causar cambios en la piel de los pies pues se puede volver muy seca. Por lo mismo, la piel se puede cuartear o pelar. El problema es que los nervios que controlan el aceite y la humedad de los pies dejan de trabajar.

Te recomendamos que después del baño, seques los pies y los selles con una fina capa de crema para manos sin aroma. No te pongas aceite o crema entre los dedos del pie. Si se humedece demasiado se puede crear una infección.

Callos

Los callos salen seguido y crecen más rápido en los pies de las personas diabéticas. Esto es porque hay más áreas en los pies que tienen más presión. Si tienes muchos callos, esto puede significar que necesites calzado especial para diabético.

Si no te quitan los callos, éstos se pueden volver muy gruesos, romper y volverse úlceras. Nunca te cortes los callos solo, pues si te cortas, esto puede llevar a úlceras e infecciones. Deja que le médico o el podólogo te quite los callos. Tampoco te quites los callos con sustancias químicas. Esto te puede quemar la piel.

Usa una piedra pómez todos los días para ablandar los callos. Esto lo mantendrá bajo control. Es mejor usar la piedra pómez en piel mojada.

Úlceras en los pies

Por lo general, las úlceras aparecen en la planta del pie, cerca del dedo gordo. Rara vez salen a los lados del pie, si salen ahí significa que el calzado no es cómodo y está causando molestias. Si te sale una úlcera es conveniente que el médico la revise de inmediato, pues una úlcera mal tratada puede llevar a una infección y esto a la pérdida de una extremidad.

Si te sale una úlcera es importante que no camines, pues esto puede hace que crezca y haga que la infección entre en el pie. El médico deberá protegerla. Si la úlcera no sana y hay mala circulación, es probable que te refieran a un cirujano vascular. Es importante tener un buen control de la diabetes pues la glucosa alta en la sangre pude complicar la cura de la infección.

Una vez que tus pies estén curados, trátalos con cuidado para prevenir que vuelva la úlcera.

Mala circulación

La mala circulación puede hacer que el pie tenga dificultad en eliminar infecciones y pueda curarse. La diabetes provoca que los vasos sanguíneos del pie y la pierna se endurezcan y estrechen. Para evitarlo, hay algunas cosas que puedes hacer, como no fumar. Fumar causa que las arterias se endurezcan rápidamente. También mantén bajo control la presión arterial y el colesterol.

El ejercicio es muy bueno para la mala circulación. Estimula el flujo sanguíneo de las piernas y los pies. Camina con zapatos cómodos pero no lo hagas si tienes llagas o úlceras.

Amputación

Las personas con diabetes tienden a ser más susceptibles en cuanto a la amputación de pies y piernas se refiere. Esto pasa porque las personas con diabetes tienen enfermedades en la arteria, lo cual reduce el flujo sanguíneo a los pies. También, muchas personas con diabetes tienen enfermedades de los nervios, lo cual reduce la sensación en los pies. Estas dos enfermedades juntas hacen que sea fácil lastimarte sin darte cuenta y crear úlceras, que si no son bien tratadas pueden llevar a infecciones y a la amputación. Muchas amputaciones pueden ser prevenidas con cuidado regular y con el calzado adecuado.

Por esta razón, cuida mucho a tus pies y visita a tu médico. Siempre sigue al pie de la letra las indicaciones del doctor para que las úlceras u otros problemas con los pies no se compliquen.

Una de las amenazas más grandes a los pies es fumar. Fumar afecta los pequeños vasos sanguíneos. Puede hacer que haya mala circulación en el pie y eso hace que las heridas sanen lentamente. Muchos de las personas con diabetes que han tenido que ser amputados son fumadores.